Saltear al contenido principal
Aprovechar mejor el tiempo de estudio

5 trucos para aprovechar mejor el tiempo de estudio

¿Es posible aprovechar mejor el tiempo de estudio? Sí, siempre que conozcas las claves necesarias. Te ofrecemos cinco consejos esenciales para que apruebes cualquier examen.

Divide por días todo lo que tienes que estudiar

Lo ideal es estudiar todos los días, pero si no te da tiempo, nada mejor que dividir todo el temario entre los que tengas disponibles. Sigue tu propio método y no cambies tu manera de estudiar justo antes de los exámenes. Nadie como tú sabe cuál es tu capacidad y cómo puedes adaptarte a la cantidad de apuntes y de fotocopias que esperan en tu mesa.

Organiza tu tiempo de manera razonable

Los exámenes en la universidad los vas a tener cada dos o tres días. Ello provoca que tengas que cambiar de asignatura para adelantar el estudio de la materia de los dos primeros exámenes. Si vas a estudiar ocho horas al día, no hagas turnos de dos horas, sino de cuatro. Tendrás el tiempo suficiente para profundizar mejor en cada temario. El día del examen te será más fácil explayarte a la hora de redactar tus respuestas.

Descansa

Aunque no tengas tiempo y sí mucho por estudiar, tu cerebro tiene un límite. Cada 90 minutos o cada dos horas como mucho, descansa unos quince minutos. Si te es posible, abandona la sala de estudio, tómate algo, respira aire limpio y pasea un poco. Tu mente estará preparada para otra sesión de estudio.

Crea esquemas por bloques temáticos

En ocasiones, tienes por delante un temario enorme y casi inabarcable. Estudiarlo tema a tema es lo habitual, pero te resultará más sencillo escribir un esquema de los puntos que entran en el mismo bloque temático. Mientras escribes irás descubriendo los puntos en común. El resultado debe ser un texto en el que los puntos más importantes destaquen. Te asegurarás de que repasar el temario sea mucho más fácil e incluso podrás alargarte en tus respuestas el día del examen.

Tu espacio de estudio

Debe prevalecer la luz natural, la mesa debe estar en un ángulo que te evite tener que inclinar tu espalda y has de tener a mano todo lo que necesitas para subrayar o escribir. De no haber ruido en la parte exterior, abre la ventana para ventilar la habitación. Si estudias de pie y paseando mientras repasas los apuntes intenta que el recorrido no tenga obstáculos. Intenta crear un espacio a tu medida en el que te sientas a gusto.

De ti depende poner en práctica los consejos anteriores para aprovechar mejor el tiempo de estudio y, sobre todo, ponerte a estudiar de forma distinta. A buen seguro, te cansarás menos y conseguirás un óptimo resultado. Te deseamos la mejor suerte posible en tus exámenes.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba