Saltear al contenido principal
Dormir-siesta-antes-examen-es-beneficioso

Dormir una siesta antes de un examen es beneficioso

La siesta es una tradición muy arraigada en los países latinos, tanto así que la palabra “siesta” se ha convertido casi en el término universal para referirse al sueño tras el mediodía.

Según diversos estudios, la siesta permite despejar la mente y dejarla lista para ser más eficiente después. Durante el sueño, la información que está acumulada en tu cerebro en la zona de memoria de corto plazo se traslada al “disco duro” – la memoria de largo plazo. Así, dejas libre la memoria de corto plazo para procesar nuevas informaciones y limpias tu mente, permitiendo aceptar nuevas experiencias.

En lo que a la educación se refiere, los estudios también determinan que dormir una siesta antes de un examen tiene mayores beneficios a largo plazo que, por ejemplo, repasar los apuntes en los últimos minutos.

Planteamiento y conclusiones del Estudio Científico

Para realizar la investigación contaron con la participación de 72 voluntarios, los cuales tuvieron que aprender durante 80 minutos un temario sobre hormigas y cangrejos. Después, el grupo se dividió en tres equipos donde cada uno de los cuales podía ver una película, dormir una siesta o repasar la lección aprendida.

Pues bien, una vez evaluadas sus respuestas, el grupo que consiguió una mayor puntuación fue el que se echó una siesta antes del examen. El experimento se repitió una semana más tarde con el mismo resultado.

Los investigadores aseguran que el grupo de control aún es pequeño para extrapolar los resultados a la conclusión, pero que está claro que dormir tiene grandes beneficios a largo plazo para la memoria antes de un examen.

Beneficios de la siesta

Dormir alrededor de 20 minutos en mitad del día permite mejorar el rendimiento cognitivo y alcanzar mejores resultados, ya que también aumenta nuestra capacidad de concentración y atención. Por ello, si tienes que seguir estudiando o trabajando por la tarde, es muy beneficioso echarse una pequeña cabezadita. De hecho, la siesta reduce la presión arterial, disminuye el riesgo de accidentes cardiovasculares y aumenta la velocidad para resolver tareas.

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba