¿Qué estudiar? Con vocación y trabajo, el éxito está asegurado

Entrevista nº 5

Todos los grados están encaminados a potenciar la inclinación natural de cada persona hacia unas determinadas actividades dotándole de una base sólida para desenvolverse en su futura vida profesional.

¿Qué estudiar? ¿Cómo elegir universidad? Normalmente estas preguntas requieren una larga meditación del estudiante, con la colaboración de todos los medios que los institutos, las universidades y las propias familias dedican a ayudarle a sopesar cada opción para contribuir a encauzar las ideas del interesad@, ya que elegir carrera y universidad no siempre es tarea fácil. Hay algunos grados que son si cabe todavía más vocacionales, pues tienen una finalidad muy específica. Uno de ellos sería, por ejemplo, estudiar Medicina.

Es muy importante que el universitario se encuentre cómodo con el grado que haya elegido y vaya comprobando que los estudios se ajustan a la idea previa que se había formado. No obstante, siempre hay momentos que requieren un mayor esfuerzo y es cuando más precisan tener un ambiente propicio para hacerlo más llevadero.

Desde luego, el apoyo de la familia es fundamental, aunque sea desde la distancia, cuando el estudiante se aloja en una residencia. Pero en este caso, los residentes también disponen de la proximidad y el contacto diario con otros estudiantes de grados similares, que se encuentran en la misma situación y con idénticos problemas, que pueden compartir y ayudar así a levantar la moral para seguir adelante con sus proyectos.

En esta entrevista, Irene Alonso (Las Palmas de Gran Canaria) nos explica su experiencia del primer año en el grado de Medicina en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). Se alojó en nuestra residencia de estudiantes durante el curso 2014/2015.

 Entrevista nº 5

-¿Qué estudios cursaste durante la estancia en la Residencia de estudiantes l’Estació de Sabadell? (Nivel y campo)

Empecé primero de medicina el año que estuve en la residencia.

-Actualmente, ¿trabajas, sigues estudiando o piensas estudiar más en un futuro?

Actualmente, dos años después, continúo esta carrera y mi intención es acabarla. No trabajo.

 -¿El Grado se ha adecuado a tus expectativas?

Sí, tampoco es que viniera con unas expectativas claras, pero en general estoy muy contenta.

 -¿Cómo te desplazabas hasta la universidad? Si ibas con Ferrocarriles (FGC), ¿qué experiencia tienes?

Me desplazaba, efectivamente, con ferrocarriles, lo cual era increíblemente cómodo, pues la estación está situada justo delante de la residencia y hasta llegar al campus son unos 10′.

 -¿Qué es lo que se te hizo más difícil de irte de casa? ¿Y lo más positivo? ¿Qué cambiarías si volvieras a empezar?

Lo más difícil supongo que fue pasar la época de exámenes de final de curso fuera, el grado que estudio requiere mucha dedicación y tiempo, y mientras los demás amigos de la resi iban acabando sus exámenes y se iban yendo a casa, las que estudiábamos medicina seguíamos allí, cada vez más solas y sin nuestros familiares cerca para apoyarnos. Pero son cosas que hay que aprender a llevar, y este periodo se vio con creces recompensado por el resto del año que había vivido allí. No creo que hubiese algo más positivo en general, todo lo fue, pero si tuviese que cambiar algo sería la predisposición para conocer mejor mi entorno y, sobre todo, a las personas con las que durante ese año interactué.

 -¿Crees que esta experiencia te ha ayudado a madurar y a ser más responsable?

Sí que lo ha hecho, no es lo mismo que vivir directamente en un piso, no tienen tantas responsabilidades, pero es el paso intermedio, lo cual permite una mejor adaptación, creo.

 -Antes de llegar a la Residencia estudiantil, te preocupaba que te costara hacer nuevas amistades? ¿Te sentiste bien acogido? ¿Cuál era el ambiente con los otros residentes?

Claro que me preocupaba, pero todo estábamos igual, lo que hizo que todos nos aceptáramos y lleváramos genial fácilmente. Estábamos muy a gusto juntos. Aún hoy seguimos viéndonos prácticamente todos de vez en cuando, lo cual es maravilloso.

-Si es el caso, ¿cómo valoras el hecho de haber compartido habitación con otro estudiante? ¿Qué crees que te aportó la experiencia?

El compartir habitación te ayuda a ser más tolerante con la otra persona y su espacio personal. Es una buena experiencia, ya que como te asignan la pareja al azar, o al menos antes era así, estás con una persona que probablemente tu no hubieses elegido como compañer@ pero con la que aprendes a convivir y llevarte bien.

-¿Cuál dirías que fue el motivo por el que te alojaste con nosotros?

En mi caso, una amiga del pueblo me recomendó la residencia, me explicó su localización, su funcionamiento, etc., y allí acabé.

 -¿Deseas añadir algún comentario? 

Sea en residencia, piso, habitación alquilada… recomiendo 100% la experiencia de ir a vivir “lejos” de la familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *