Saltear al contenido principal
Rutinas de verano

Como no perder la rutina en verano

Tener tres meses de vacaciones es algo que solamente está al alcance de los estudiantes. No obstante, es preciso que sigamos unas rutinas de verano para no perder todos los hábitos de estudio, sobre todo cuando somos adolescentes. Aquí hablamos de ello con más detalles.

Consejos para mantener las rutinas de verano

Es importante que no nos despistemos durante el verano, para lo cual es importante mantener desde los horarios para comer hasta la rutina de sueño y las tareas escolares. Ahora bien, ¿cómo podemos hacerlo con tantas semanas por delante?

Reorganización de los horarios

Los días son más largos durante el estío y las comidas se retrasan y se alargan, así como las horas de juego se amplían, en parte por las altas temperaturas. No obstante, eso no significa que tengamos que admitir un descontrol diario de los horarios.

De hecho, lo más adecuado es establecer unas rutinas en el día a día, de modo que se cumplan unos horarios que, aunque no sean los de invierno, no sean desproporcionados. Para ello, debemos procurar que las comidas se lleven a cabo en horas similares. De este modo, el reloj biológico de los adolescentes no se desorientará demasiado y cuando vuelvan las clases, la adaptación será mucho más rápida.

Establecer las horas de sueño

Como hemos comentado, en verano todo va mucho más tarde y cuesta más coger el suelo a una hora temprana, más si cabe si no hay clases al día siguiente. Por ello, recomendamos que establezcas unas rutinas para despertarte a una hora que no sea demasiado tarde. Para que hagas una estimación, esta rutina de sueño no debe variar en más de dos horas, ya que así es posible recuperar la normalidad con una mayor facilidad.

Deberes y obligaciones

Tanto si has suspendido asignaturas como si has acabado con todo aprobado, es recomendable que hagas determinadas tareas para no perder el hábito de estudio o trabajo. Es más, esto es de gran ayuda para volver en septiembre sin que cueste tanto volver a estudiar. Junto a ello, te animamos a que desarrolles la creatividad con algunos juegos escritos o verbales.

Como hemos comentado, el verano es una época en la que se disfruta, pero en la que también se pueden perder muchas de las rutinas adquiridas durante el curso. Sin embargo, si sigues estos consejos, estamos seguros de que podrás pasártelo bien durante estos meses y volver en septiembre sin que se haya notado el paso de los meses.

En resumen, si eres capaz de mantener estas rutinas de verano,lo agradecerás una vez que vuelva el curso siguiente. Así podrás decir que has disfrutado de estos meses de descanso, pero sin perder los hábitos ganados durante el curso.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba