Hábitos alimentarios para estudiantes en la residencia de estudiantes

Durante la etapa universitaria, es muy importante tener hábitos alimentarios saludables, no solo para ir empezando a saber qué es bueno para nuestra salud, sino para poder llevar bien las largas jornadas de estudio, sin pasar hambre ni agotamiento. Des de Resest, Residencia de Estudiantes, queremos daros algunas pautas para seguir una alimentación sana y equilibrada y lograr un buen rendimiento académico.

La importancia de un buen desayuno

Lo habrás escuchado antes: El desayuno es la comida más importante del día ya que ayuda a activar el metabolismo interno. Seguro que muchos de vosotros no estáis acostumbrados a desayunar, o no sabéis todos los alimentos que se deben ingerir en esta comida. Para empezar, debe de aportar aproximadamente entre un 20 y 25% de energía del día, y debería contener:

– Hidratos de carbono: preferiblemente de lenta absorción: cereales, pan…
– Proteínas: frutos secos, huevos, carnes magras (pollo o pavo), queso fresco, leche (animal o vegetal).
– Y sobre todo fruta y verdura. Sabemos que esto a algunos os cuesta mucho, por lo que os recomendamos que probéis diferentes recetas de batidos con ingredientes vegetales, os darán mucha energía para empezar el día. 🙂

Realizar entre 5 y 6 comidas diarias en pequeñas porciones

Este hábito es muy importante para mantener los niveles de glucosa en la sangre y reducir la sensación de hambre. Tener el cuerpo constantemente nutrido te proporcionará una sensación de bienestar y te permitirá no distraerte cada dos por tres porque te entra el gusanillo de comer algo. Las comidas principales como el desayuno, la comida y la cena deben de ser los que más calorías nos aporten con hidratos de carbono, carnes, huevos, pescados y verduras, estas dos últimas deberían ser los más abundantes en nuestros platos. Las otras 2 o 3 ingestas, deben ser pequeñas cantidades de alimento, como por ejemplo: tortitas con pavo; un zumo (mezclando fruta, verdura y leche vegetal); o un yogur donde puedes añadir frutos secos, chía y lino, que son ricos en Omega 3 (ideal para la memoria).

Modera el consumo de cafeína.

Cafés, refrescos o chocolate, sabemos que es muy difícil mantenerse con la mente despejada mientras estudias, y sobre todo en época de exámenes, pero beber en exceso cafeína puede hacer que padezcas dolores de cabeza y trastornos del sueño, sobre todo si la consumes en horas próximas a irte a dormir. Si te gusta un buen café, no hace falta que prescindas de él, sino que si piensas en beberte más de uno al día, moderes la cantidad. Puedes probar en consumir té, hay una gran variedad de sabores con propiedades que pueden beneficiarte, como el Ginko, que potencia el sistema cognitivo, o el té verde con Jengibre, con propiedades antibióticas y antiinflamatorias.

Hidratación constante

Muchas veces nos olvidamos de beber agua, pero es tan importante como consumir todo tipo de alimentos. La hidratación del cuerpo es fundamental para nuestro cerebro, cuerpo y órganos, ya que nos ayudará a no sentirnos con fatiga ni dolor de cabeza.

La comida rápida no es una buena solución

Sabemos lo rica que está una buena hamburguesa, patatas fritas o pizza, pero consumir abundantemente este tipo de comida solo nos aportará grasas y saciar nuestra hambre momentáneamente, ya que al poco tiempo querremos más. Esto no quiere decir que un capricho de vez en cuando no os lo podáis dar. 😉

Desde la Residencia Universitaria, os recomendamos que tengáis una buena alimentación para estar sanos, tanto por un buen rendimiento académico, como para que vuestro sistema inmunológico este más fuerte. En Resest contamos servicios de cocina: pensión completa (desayuno, comida y cena), y media pensión (desayuno y cena), para que no os tengáis que preocupar en tener comidas equilibradas y saludables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *